miércoles, 2 de abril de 2014

Crónica rosa


De nuestro corresponsal en Eibar.
El famoso erotómano y pinchadiscos Kiko Rivera, tuvo el placer de aparearse con Jessica Bueno,  un retoño fue el fruto de su amor, pero la cosa no cuajó, y la susodicha cambió a la versión 3D del Ecce homo de Borja por un un fumbolista de la Sociedad Deportiva Eibar que milita en la división de plata del fútbol español.
Mudanza de la modelo y el bebé a la comarca del Bajo Deva, donde además de hacer sacapuntas y pistolones de puta madre, tienen mucho tino en esto de los sobrenombres, y dada la popularidad de los progenitores, éste alias de bautizo eibarrés debía trascender en ésta, su fuente de cultura atemporal.
La cosa es que cuando la Jessi, el padre putativo o la madre de cualquiera de estos dos, salen con el carricoche a que le dé el aire al zagal, el paisanaje comenta: "Mira qué majo, ahí va Patxirrín".
Gracejo de Arrate


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada